Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

Spyro Reignited Trilogy – Nintendo Switch

Spyro Reignited Trilogy llega a Nintendo Switch. En nuestro análisis, te contamos por qué pensamos que es algo que no debería pasar desapercibido.

 

Proliferan. Constituyen en conjunto uno de los rasgos actuales más llamativos de la industria. Relanzamientos, remasterizaciones, colecciones que aúnan varios juegos de una franquicia, infinidad de indies con estética retro o las mini consolas. Todo responde al deseo de acercar viejas glorias a públicos que no tuvieron la posibilidad de disfrutarlas en su momento. Pero la explicación de este fenómeno no se agota allí. Hay otro factor importante. La nostalgia se ha convertido en uno de los drivers de compra más relevantes de la industria. El deseo de volver a los viejos sitios donde se amó la vida, también en los juegos.

Un plataformas para llenar un trono vacío

A mediados de los 90, una consola sin mascota y juego de plataformas propios era algo inconcebible. Algo así como un humano sin daemon en el universo de The Golden Compass. Tanto se había alimentado la antinomia Nintendo – Sega, Mario – Sonic, que Sony parecía necesitar encontrarla, y pronto. Era la época en que el salto tecnológico permitiría pensar un plataformas por primera vez en 3D. Las plataformas 2D parecían destinadas eventualmente al olvido y el salto a los entornos 3D hacía evidente la necesidad del mando analógico, pero también dejaba en evidencia la necesidad de resolver un aspecto crítico para la jugabilidad: el manejo de la cámara.

No hace mucho que Crash Bandicoot presentaba su trilogía también en Switch

El lanzamiento de Super Mario 64 en 1997 dio nuevas posibilidades al género por excelencia de la generación anterior. Al mismo tiempo se erigió como el referente al que todo contendiente debía hacer frente.  Crash Bandicoot (con su experiencia on rails), Croc y Jersey Devil fueron algunos de los títulos llamados a ofrecer a los adeptos de PlayStation de una experiencia similar a la que ofrecía Nintendo. Lo cierto es que todas ellas, si bien dignas por propios méritos, estaban lejos, muy lejos de alcanzar el nivel superlativo que ofrecía SM64.

Tiempos de cambio

Ese fue el contexto en el que nació Spyro. Un plataformas que en aquel momento, de puro fanboy, no me permití disfrutar, incluso teniendo la fortuna de contar con las consolas de Nintendo y Sony. Lo jugué, lo terminé, pero sin amor, en una comparación injusta e innecesaria.

La recepción del juego original fue excelente, tanto por la crítica como por los jugadores. Tal es así que las secuelas aparecieron pronto y fueron también bien recibidas, sólo que en un momento histórico en el la industria cambiaba profundamente. El tono predominante y la franja etaria a la que apuntaban los grandes desarrolladores pasaban a ser más adultos y orientados a la narrativa. Las plataformas dejaron de ser reinas indiscutidas. El género predominante de la industria también era desplazado.

 

Al igual que sucedía con DKC:TF, las pantallas de carga suelen sufrir de caidas de frames

Su llegada a Nintendo Switch

Spyro Reignited Trilogy salió para PS4 y XBOXOne el año pasado, con buenas críticas que rescataban el excelente trabajo realizado en adaptar los gráficos a los estándares actuales, utilizando para ello el Unreal Engine 4, sin sacrificar la experiencia jugable, fiel a la original, para bien y para mal.

El 3 de septiembre el juego fue finalmente lanzado para PC y Nintendo Switch.

Mi reencuentro con Spyro más de 20 años después viene acompañado del factor sorpresa. Esto es porque el apartado gráfico del juego en Switch me ha parecido francamente impecable. Y digo esto sin desconocer las concesiones, lógicas y perceptibles, que se han hecho en el apartado técnico respecto de las plataformas más poderosas. Aun así, créanme, jugar Spyro en portátil es algo que se disfruta enormemente.

Apartado visual

El juego es muy bello. Ahora, también es cierto, que el juego adolece de un sistema de cámaras que lamentablemente obstaculiza la fluidez que el juego podría tener, tal y como pasaba en la experiencia original. Spyro es un personaje rápido, que embiste con fuerza, salta, planea y cambia repentinamente de dirección, todo el tiempo. Así lo obligan los enemigos y los numerosos diamantes a ser recogidos en los tres juegos que incluyen esta colección. Es un juego que invita a ser jugado a toda velocidad y si bien se ha incorporado un método de cámara “inteligente”, adicional al original, los jugadores más jóvenes entre nosotros seguramente tengan algo para reclamar en lo que respecta a este punto.

Al igual que en PS4 y XBOXOne, el juego corre a 30fps tanto en modo portátil como en modo TV. La resolución es dinámica en modo portatil, por momentos por debajo de los 720p. En general, el resultado es muy satisfactorio.

Apartado sonoro

El juego está doblado al castellano, en el español neutro que suele utilizarse para el mercado latinamericano. Eso en sí es algo que debe ser celebrado y eleva enormemente el atractivo del juego para los más pequeños. La mayoría de las voces son de grandes talentos, fácilmente reconocibles para quienes comenzamos a peinar canas. Sin embargo, el excelente casting facilita y mucho identificar que también fue reducido, ya que lamentablemente las voces se repiten para distintos dragones y eso rompe un poco el encanto.

La banda sonora es simplona y abusa de bases rítmicas repetitivas. Estoy convencido que estos juegos hubiesen merecido tener su David Wise o Koji Kondo. Es una pena que no haya sido el caso.

Jugabilidad

Los tres juegos que incluye la colección son bastante similares entre sí pero cada uno con su impronta. El segundo es más ambicioso qué el primero, con mapas más grandes, mayor cantidad de diamantes para recoger y gran cantidad de enemigos. El tercero, innova obligándote a controlar a otros personajes, con habilidades distintas a la de Spyro.

Todos los juegos posibilitan avanzar sin mayores dificultades, alternando los niveles de exploración con otros en los que deberás volar y recoger objetos o también hacer piruetas en skate. Es en estos desafíos donde la dificultad incrementa y los jugadores de vieja escuela encuentran el mayor atractivo.

Más allá de los problemas de cámara señalados, adaptarse a Spyro es algo que se logra rápidamente y hay gran satisfacción en aprender a moverse por los niveles a gran velocidad.

Veredicto

Spyro no debería pasar desapercibido. Sin lugar a dudas es un juego que enriquece el portafolio de Switch, con sus bella presentación y su diversión directa e inmediata. Recomiendo Spyro a los amantes de las plataformas, pero también a quienes gustan de las experiencias divertidas, que no obligan a un compromiso total. Es un juego ideal para los más pequeños, tanto por su jugabilidad como por su excelente doblaje, que sirve para elevar el valor final del producto. Como las películas animadas pensadas para toda la familia, también habrá de ofrecer un par de desafíos interesantes para los jugadores de vieja cepa.

80
Puntaje

 

Jugador multi plataforma con un corazoncito nintendero y gran avidez por la narrativa fantástica, adulta, movilizante y evocativa de los grandes clásicos