Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

Marriage Story

La nueva película de Noah Baumbach (The Squid and the Whale), reconocido director de cine independiente, se estrenó hoy en Netflix a las 5 am. “Marriage Story” llega a Argentina sin haber pasado por los cines, pero si por una enorme cantidad de festivales que la hicieron posicionarse como una de las favoritas en la noche de los Oscars. Con actuaciones sobresalientes y momentos hermosos definitivamente es una película que hay que prestarle atención en esta temporada de premios.

“Marriage Story” nos narra la historia de un director de teatro y su esposa actriz que luchan en un agotador divorcio que va y viene, y que los empuja a sus extremos más personales y creativos. En síntesis, el relato es lo que propone el título, la historia de un matrimonio.  Pero lo interesante del film es la forma inteligente en que está contada. La película rechaza contar el principio de cómo se conocieron y como se enamoraron, algo que ya vimos mil veces, y opta por disponer su narrativa en torno a la separación.

Baumbach parte de ese punto porque cree, y logra hacernos creer, que a partir del final y en el final es donde se encuentran las razones del por qué salió todo mal, pero a la vez en esa búsqueda se logra encontrar todo lo que estuvo bien en la pareja.  Pareja formada por un magnifico Adam Driver, Charlie, como el prometedor director de teatro y una estupenda Scarlett Johansson, Nicole, en el papel de una actriz que abandono en el pasado la posibilidad de una carrera exitosa en el cine para actuar en la compañía de teatro de su marido.

La película tiene uno de las aperturas más interesantes del año. El director logra generar un romanticismo anclado en lo cotidiano que va aumentando gracias a una voz en off y un montaje que acompañan el tono. Lamentablemente, lo que sigue y se desarrolla es una exploración realista sobre una pareja, su final como tal y el amor que no se pierde, sino que se transforma, ya que tienen a un hijo que los une para siempre. Baumbach usa la problemática del no ponerse de acuerdo en donde vivir, si en Nueva York o en Los Ángeles, para trabajar los conflictos que surgen cuando una de las partes relega sus aspiraciones para apoyar las del otro.

Baumbach maneja con una maestría la mezcla del humor y la emoción para mostrar el dolor de los rencores, pero también el amor latente que está allí por el pasado que compartieron y por su hijo que los une. Adam Driver y Scarlett Johansson están a la altura de un guion con una estructura impecable y con diálogos ágiles e inteligentes. El cast se completa con: Laura Dern, Alan Alda, Ray Liotta, Julie Hagerty y Azhy Robertson, que interpreta al hijo de la pareja, todos brindando actuaciones a la altura y que acompañan de forma correcta las emociones y situaciones.

La película que se desarrolla durante unas extensas dos horas nos regala y emociona con secuencias verdaderamente hermosas. El inicio que muestra la cotidianidad con una voz en off y un montaje discontinuo nos hace encariñar con los personajes rápidamente. Mientras que la pelea que mantiene la pareja en el living de la casa de Los Ángeles nos saca un buen par de lágrimas.

“Marriage Story” nos recuerda a “Kramer vs Kramer” (1979) en cuanto a seguir el proceso de divorcio de una pareja e incluso podría ser una relectura moderna de aquella película. Pero sin duda Baumbach realiza una película que trata una problemática moderna que nos va a hacer emocionar hasta las lágrimas y nos dejara durante algunos días un vacío en el corazón.

Obsesivo de la crítica y el análisis cinematográfico, en mi ratos libres escribo guiones y a veces hago cortometrajes. En resumen, un simple cinefilo que ama a Chaplin.