Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

Chroma Squad: Un hermoso y divertido viaje a la infancia.

Hoy les voy a hablar de un juego que según su propia desarrolladora, Behold Studios, se trata de una suerte de “tributo a los Power Rangers”. Chroma Squad es un juego que empezó en PC en 2015 gracias a su campaña en Kickstarter. Luego, habiendo tenido éxito, llegó a las plataformas móviles, así como PS4 y Xbox One en 2017. Cuatro años después de haber visto la luz en los ordenadores, llegó a Nintendo Switch en agosto pasado.

 

Trama central

La premisa central, gira en torno a un grupo de dobles de acción de una serie estilo Super Sentai. Como muchos saben, es el género japonés al que pertenecen los Power Rangers y los VR Troopers, por ejemplo. Ellos, luego de cansarse del maltrato de su director, deciden renunciar a su trabajo, y empezar a grabar su propia serie. Y lo logran, en un viejo almacén que pertenece al tío de uno de los personajes. Allí, es donde encuentran una máquina llamada Cerebro, en una clara referencia al recordado Zordon.

Deberemos guiar a nuestros “héroes” a superar las distintas dificultades que se les presentan a la hora de grabar cada capítulo de su serie. Deberemos administrar desde los gastos que se destinen al vestuario, hasta lo que invirtamos en publicidad. Cada vez que grabemos un capítulo, se nos darán misiones que deberemos cumplir. Las tareas serán variadas, por ejemplo pueden ser: realizar ciertos movimientos, o eliminar enemigos en unos pocos turnos. Cada tarea que no completemos, nos restará fans, lo que significa menos audiencia, y la cancelación de nuestra serie.

 

Unos objetivos claros.

Se trata de un RPG por turnos, con cinco personajes centrales, cada cual con sus atributos. Más arriba mencioné que habrá que “administrar gastos”. Muy bien, las compras que hagamos, serán para mejorar los atributos de nuestros personajes y también los de nuestro estudio. Tendremos una tienda que nos irá dando acceso a objetos de utilería que los actores utilizarán, afectando a sus estadísticas. Y en otro apartado, tendremos las mejoras para nuestro lugar de trabajo. Mejorando el estudio, conseguiremos también una mejor calidad en los capítulos, ensanchando nuestra legión de fans.

Durante los combates también iremos recolectando objetos, con los que podremos fabricar piezas para utilizar, lo que nos ahorrará transacciones con la tienda. Y a la hora de manejar la publicidad, además del dinero que ganarán los capítulos, también se utilizará “el poder de los fans”, ya que además de costarnos efectivo, también será necesario contar con una base de seguidores específica.

 

La presentación más acertada.

El juego se nos presenta en una estética píxel art genialmente terminado, lo que nos da una caricia a la nostalgia, recordando la época en la que más fama tuvieron las series del género. Un detalle que me encantó es que, para combinar con la temática y el arte, tanto en el menú principal como en la grabación de los episodios, se activa un filtro que da a la pantalla la apariencia de aquellas con las que contaban los viejos televisores de tubo.

En cuanto al sonido, combina de manera perfecta con lo que vemos en cada momento, con sonidos que se esperarían en una consola de 8-bits. La banda sonora está lograda con mucho acierto, desde el menú de inicio hasta las batallas. Corresponde con los cambios de situación, la entrada de los jefes de cada nivel, y creando la emoción necesaria para marcar cada momento del juego.

 

 

Un cariño para nuestra infancia

Chroma Squad es hermoso, es el mejor adjetivo que le podría dar. Es divertido, con un arte muy bonito, que en conjunto con su banda sonora transporta al jugador a su infancia. Y en el caso de los jugadores jóvenes de hoy, permite dar una mirada a cómo nos sentíamos los que ya tenemos más años. Tal vez se le pueda reclamar que a la hora de los diálogos, la fuente sea un tanto pequeña, pero sinceramente, no puedo considerarlo un problema de peso. Una fuente reducida en ciertas situaciones, no es nada en comparación con todo lo que tiene para ofrecer éste juego. Un juego que nos da la posibilidad de tener nuestro propio grupo de héroes de colores, y hasta nuestro mecha. Todo contado con un humor muy bien logrado, siendo gracioso, pero sin siquiera acercarse a lo tonto. Además de todo lo demás, tiene varias opciones de dificultad, lo que posibilita quedarnos con solamente seguir la historia y disfrutarla o enfrentarnos a un reto bastante complicado. Definitivamente un homenaje tanto a las series como a todos los que las seguimos en nuestros primeros años.

 

90
Puntaje

Bebedor empedernido de café y cuando tengo tiempo vivo la realidad. Antiguo líder del escuadrón Razgriz de la Federación de Osea y actualmente retirado en mi granja de Stardew Valley