Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

La animación para adultos sigue siendo un terreno muy provechosoen la actualidad y el auge no se da en las películas sino en las series. La soledad y comodidad de lo privado crean un ámbito idóneo para este género de la cinematografía. En este caso hablaremos de Love, Death and Robots, la serie que traslada al espectador a diversos mundos ficticios. A MIRARLO COMO QUIERAS Esta serie no posee continuidad, es decir no hay orden específico para ver los capítulos. Los episodios de entre 8 a 15 minutos se diferencian completamente el uno del otro. Esta corta duración invita al espectador a iniciar la famosa maratón y permanecer en la plataforma durante varias horas. UN ARTE QUE SORPRENDE CADA CAPITULO Esta recopilación de cortometrajes contiene escenas de violencia, abuso y sexo. Su creador Tim Miller, en conjunto con el famoso director y productor David Fincher, idearon la narrativa particular de los 18 capítulos que transitan la cornisa de lo grotesco y lo atractivo. Incluso introducen en la trama varios giros argumentales sorprendiendo al público en un corto lapso. Con respecto a lo visual, se vuelcan diversas técnicas de animación pasando por todo su espectro. De 2D a un 3D simple y luego a un 3D más complejo con intenciones realistas. El uso del tipo de animación estávinculado con la temática del capítulo dándole un toque singular, sin embargo, muchos episodios se entrelazan por a la saturación de colores y el uso de las sombras. No todos los personajes son robots, sino que viven en torno a la tecnología y como esto los afecta. Hay personalidades totalmente diferentes por cada episodio y éstas cuentan historias completamente distintas a la de otros. Mutantes, astronautas, ciborgs, Hitler, todos se encuentran encapsulados en este primer Volumen. Los espacios creados digitalmente se destacan incluso por encima de varios personajes. Ciudades desiertas, planetas fantásticos, universos ilusorios con tintes futuristas o catastróficas, son utilizados para contextualizar la situación en la que se encuentran los protagonistas. Cada universo tiene un toque distintivo, ya sea cultural cómo el caso de “Buena Casería”o histórico como “La guerra secreta”. La banda sonora acompaña momentos épicos y tétricos alrededor de grandes escenarios propuestos por los dibujantes y directores.   La serie firmó contrato con la plataforma Netflix para su segundo volumen de capítulos. Aún no  hay noticias de la fecha de lanzamiento, ni tampoco de la cantidad de episodios que  corresponderán a la segunda parte.