Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

Analisis de Sekiro: Shadows Die Twice

Antes que nada creo que lo mejor es explicar un poco cual es mi experiencia dentro del mundo de los Souls, este genero prácticamente inventado por From Software que dio sus primeros pasos en la Playstation 3 con el Deamon Souls y siguió con Dark Souls 1, 2, 3 y finalmente Bloodborne.
A cada uno de estos juegos le he dedicado mas de 500 horas, tratando de descubrir cada pasillo y cada manera de derrotar a un enemigo con los diferentes tipo de personajes que podía armar, por lo cual desde un primer momento estoy sin duda muy contento de tener que revisar el Sekiro: Shadows Die Twice.

Cuando agarre el juego y termine la introducción mi mentalidad estaba en modo, estoy armado, estoy listo, soy Rambo, en poco tiempo la clásica pantalla de “You Died” estaba ahí para darme la bienvenida, y tuve que hacer un cambio de paradigma, a diferencia del souls cuando te rodean prácticamente no tenes posibilidad, así que opte por el enfoque de aprovechar las nuevas mecánicas de sigilo y la clásica divide y conquista con buenos resultados.

Lo primero que note sin embargo es un cambio radical en el sistema de combate que podría considerarse una evolución de lo que empezaron con el Bloodborne. El juego te obliga a usar todas las herramientas que te da. Ya sea bloqueo, parry, esquive, y salto (por fin From agregaron el bendito salto).

Una de las novedades mas sorprendentes en el gameplay, es la jugabilidad que da morir. Es que en Sekiro es posible revivir en el sitio si tenemos una condición cargada, lo que hace que podamos tomar enemigos por sorpresa y eliminarlos mas fácilmente.

Otra cosa que me llamo la atención es la sinergia de todos los elementos del juego, el cambio entre sigilo y combate, combate y retirada, muy fluido.

El apartado visual es el mejor hasta la fecha de From Software, sin llegar quizás a la par de los grandes AAA, tiene un arte precioso que te enamorara desde el primer momento. Quizás sin embargo se le puede criticar el diseño de mapa, que luego de unas horas de juego sentís que es repetitivo.

La historia se siente algo cliche, sin caer en spoilers, encarnamos a un Shinobi que fue adoptado de niño luego de ser encontrado en un campo de batalla  por un maestro ninja y ser entrenado como tal. Luego ya en el juego propiamente dicho, nos encontraremos en un camino por recuperar a nuestro amo que nos fue quitado por quien sera el antagonista de esta historia.

Las principales diferencias que se ven con respecto a los souls y el blood estan en que Sekiro no es un rpg, pese a tener elementos del tipo, y la progrecion del personajes es lineal, mas similar a un metroid castlevania o megaman en los que al cumplir ciertas condiciones o explorar areas se desbloquean nuevas habilidades y herramientas.

 

En definitiva estamos ante una gran entrega, pero con una carga de dificultad que hara que el juego no sea para cualquiera. Lamentablemente este titulo carece de la rejugabilidad que tienen los Souls al carecer de cualquier tipo de elemento multijugador y personalizacion de personaje por lo cual ahora cabe esperar que es lo nuevo que nos tienen preparado en el futuro.

 

Comentarios

Jugador empedernido desde finales de los 80, principios de los 90, tecnofilo, amante del 7mo arte, los comics, el manga y todo lo relacionado con esos temas