Seguinos en nuestras redes sociales para compartir con nosotros todo lo que nos gusta de los juegos, cine y hardware, en lenguaje geek.

Análisis de Fight Club por sus 20 años

Fight Club cumplió 20 años el pasado 15 de octubre y todavía sigue siendo una de las mejores películas de la década pasada.

Fight Club es una comedia negra y satírica de un inmenso salvajismo. Auténtico cine de vanguardia, consciente de su osadía, y que toma al estoicismo y a la autodestrucción como los temas centrales del argumento. Un verdadero manifiesto anarquista, anti-sistema, anti-personaje, anti-reglas.

La película arranca con una secuencia de títulos que denotan el ritmo y nos avisan que hay que ponernos las pilas. Unos créditos (en CGI) viajan por el cerebro del personaje principal. Un cerebro trastornado de un protagonista sin nombre (Edward Norton), que a la vez también es el cerebro de su desdoblada personalidad, el nihilista Tyler Durden (Brad Pitt). Ambos, después de conocerse (en referencia a conocerse a sí mismo) serán la razón de la fundación del Club de la Lucha. Club que sirve de fuga y desahogo del ahogo de la rutina y de un mundo trastornado, además de ser un espacio que permite la proyección de los fantasmas del ego.

Fight Club nunca deja de lado la crítica social. No sólo golpea al capitalismo, sino que también critica a las relaciones sexuales, la vida laboral, las enfermedades, los grupos de terapia y al autoconocimiento.

Personajes

Narrador: Persona carente de valores y relaciones afectivas que tiene insomnio. Intenta llenar su vida con un consumismo extremo y acude a terapias de grupo para sentirse mejor consigo mismo observando el sufrimiento de otros.

Tyler Durden: Representa todo lo que el narrador quiere ser y a la vez la contracara de el mismo.

Marla Singer: Persona también decadente que necesita ir a terapias de grupo para sentirse bien consigo misma.

“Bob”: Representa la completa decadencia del hombre. En el pasado tenía una imagen artificial de éxito que se vio en decadencia por los excesos para mantenerla.

El jefe: Representa la educación y el sistema, a lo largo de la película aconseja al personaje principal.

Breve análisis de escenas y elementos

-Una de las primeras cosas que llama la atención es que el protagonista no tenga un nombre. Al personaje interpretado por Edward Norton no se le conoce con un nombre y de todas formas es el narrador que nos guiara a través de la historia.  Este recurso permite que el espectador se identifique más rápido con el personaje y además permite que el Narrador no represente a una persona en particular, sino que represente a toda una generación.

-El insomnio que sufre el protagonista y la sociedad en que vive lo conducen a una hiperactividad consumista, lo que produce que en su domicilio se encuentren cosas que no necesita.

– Cuando estalla el apartamento del protagonista se hace una crítica a la superficialidad de la sociedad actual. Sociedad en la que solo le damos importancia a la imagen exterior de nosotros mismos, pero que en realidad es una imagen que en el fondo carece de cultura, verdaderas amistades o una buena salud.

– Los integrantes del Club tienen vidas carentes de un significado real, son esclavos de su trabajo y de los muebles que compran. Nunca han luchado realmente por su supervivencia, no saben lo que es el sufrimiento o el dolor. Por eso, por primera vez en su vida, quieren luchar.

-Escena en la que Tyler le echa ácido al narrador: En esta escena el Narrador debe sufrir y tocar fondo para poder ser una persona nueva.

-Escena en la que roban grasa de clínicas de liposucción: En esta escena se produce una paradoja de la sociedad actual. La imagen perfecta nos hace deshacernos de lo que consideramos imperfecto. Tyler y el narrador consiguen dinero para su proyecto fabricando jabón de primera calidad con la grasa de las liposucciones.

-Escena en la que Tyler le dice a los miembros del club que provoquen una pelea:  Las personas han perdido su instinto de defensa y evitan a toda costa una situación conflictiva, por lo tanto, no son capaces de enfrentarse a un problema que implique su supervivencia. Acostumbrados a su trabajo y a consumir, escapan de cualquier situación no prevista o que requiera una espontaneidad o una iniciativa.

 

Fight Club es una película que habla sobre la sociedad de consumo y plantea que es a través del dolor y de las experiencias cercanas a la muerte que nos podemos sentir libres. Luego de aceptar nuestra propia mortalidad podemos empezar a construir una identidad propia, alejada de lo que la sociedad espera de nosotros y ajustada a nuestras propias necesidades personales.

Obsesivo de la crítica y el análisis cinematográfico, en mi ratos libres escribo guiones y a veces hago cortometrajes. En resumen, un simple cinefilo que ama a Chaplin.